noviembre 25, 2008

La Terminal

Resulta que desde el pasado 2 de septiembre, una persona -quien fuera trabajador de limpieza- ahora en su calidad de turista en la Terminal 1 del Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México (AICM), se ha convertido en un huésped distinguido del aeropuerto al estar “asumiendo” el rol protagónico de “Victor Navorski” (Tom Hanks) en la película “La Terminal”, aunque hay que decir que no corre la suerte de entablar un romance con alguna dama, como la azafata “Amelia Warren” (Catherine Zeta-Jones) en dicho film. Aunque cabe señalar que dicha película está inspirada en un hecho real cuyo protagonista fue Merhan Karimi Nasseri, también conocido como “Sir Alfred”, un hombre iraní que vivió 18 años!!! en la Terminal 1 del Charles de Gaulle en París.

A casi tres meses de haber “adoptado” este lugar como su hogar, se ha convertido en toda una “celebridad” que -si uno acude al Aeropuerto- es fácil localizar al japonés Hiroshi Nohara en el área de restaurantes en donde los usuarios ya hasta se acercan a tomarse fotos o pedírle algún autógrafo!!! y además… hasta ya tiene cobertura de sus actividades, prácticamente a diario, por parte de la televisión y de la radio!!!

Se sabe que cuenta con una visa de turista y un boleto de regreso a su tierra natal (Tokio) y como no ha violado alguna ley, ni la Embajada de Japón puede obligarlo a irse y menos al contar con una visa válida, ni las autoridades migratorias pueden hacer algo por el momento, salvo quedarse como los “chinitos”… hasta que expire su visa en marzo del próximo año.

Será este el inicio de contar con huéspedes en el AICM???
Será necesario legislar para evitar que sucedan cosas como éstas???

Más allá de las preguntas que nos podamos hacer sobre este tema, dejamos en el tintero…
¿qué sucede primero?
¿la realidad? o ¿la ficción?

Salu2 y no olvides postear y expresar tu opinión!!!

4 comentarios:

amor dijo...

la naturaleza imita al arte, que decía wilde

BVC dijo...

Realmente es de los casos que sabemos pero en realidad en lo personal no le veo ningún problema a que una persona viva en alguna terminal, siempre y cuando no afecte a una tercera persona.

y si es cierto cuando la realidad se vuelve fantasía y viceversa, esto es cuestión de enfoques.

Saludos

Francisco Reyes dijo...

Esa noticia no es nueva, a esa persona.

Yo lo llamaria personaje, autentico de la decada pèrdida de la economìa japonesa, es decir, que al igualq ue en la pelicula que potagonizo Tom. Ya que el fenomeno que se experimenta en "L terminal" es por causas polìticas, y no asì de vandalISMO.


Si estoy deacuerdo que hay que ser tolerante, y que ser cosmopolita, y cosas de ese tipo que el grueso de las personas no entienden ni entenderàn.

Sòlo mee viene una duda "donde queda el modo honesto de vivir", o que pasarìa si Hiroshi decidierà violar su visa o irse a vivir a la embajada japonesa... a ver si no lo deportaban inmediatamente.

O que le aplicaràn el articulo 33 constitucional...
Capítulo III
De los Extranjeros

Artículo 33. Son extranjeros los que no posean las calidades determinadas en el artículo 30. Tienen derecho a las garantías que otorga el Capítulo I, Título Primero, de la presente Constitución; pero el Ejecutivo de la Unión tendrá la facultad exclusiva de hacer abandonar el territorio nacional, inmediatamente y sin necesidad de juicio previo, a todo extranjero cuya permanencia juzgue inconveniente.

Los extranjeros no podrán de ninguna manera inmiscuirse en los asuntos políticos del país.


Acaso Calderón si puede retirar a "golpes" a los ciudadanos, pero no a los extranjeros que vagan en el aeropuerto.

Y lo de ISMO es por la doctrina de la vagancia que debe conocer Hiroshi.

¿Y de que vive el señor?

FRANCISCO TREJO dijo...

habria que revisar leyes y reglamentos; lo que si es cierto es que el aeropuerto es zona federal y que el mencionado extranjero de origen japonés no esta dando un buen ejemplo; todavia vendeiera chicles o boleara zapatos, pero da un ejemplo malo de vagancia y de ser "gorron", si fuera un Otomi o miembro de otra etnia nacional, ya lo hubieran corrido a guamazos;ahi es donde la ley debe de ser impersonal e injusta.